La contaminación en los océanos del mundo amenaza la vida de millones de animales marinos

25 de Marzo de 2019

 Durante una importante conferencia sobre el medio ambiente que tendrá lugar en Quito, Ecuador, del 4 al 9 de noviembre de 2014, se presentarán varios informes relativos a la repercusión de los desechos marinos en las especies marinas migratorias y a los modos de afrontar esta creciente amenaza.

El informe: “Las especies migratorias, los desechos marinos y su gestión” desvela el impacto dramático de la contaminación marina en las especies migratorias. Este es uno de los tres informes que será presentado a los gobiernos durante la Undécima Conferencia de las Partes (COP) de la Convención sobre las Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS) del PNUMA que se celebrará en Quito, Ecuador, durante el 4 al 9 de noviembre de 2014.

Millones de animales marinos, entre ellos las ballenas migratorias, los delfines, las tortugas marinas, aves marinas, focas, dugongos, tiburones y rayas, que a menudo recorren grandes distancias por los océanos del mundo, resultan heridos cada vez más o incluso muertos por la ingestión de desechos marinos o por quedar atrapados en ellos.

Focas enredadas en red de monofilamento  © Courtesy NOAA, NMFS permit 932-1905

“La comunidad internacional debe responder al creciente problema de los desechos marinos y tomar acciones decisivas para reducir la amenaza que los desechos marinos suponen para muchas especies migratorias y para el equilibrio ecológico de los océanos en su conjunto”, ha declarado el Secretario Ejecutivo de la CMS, Bradnee Chambers.

En los informes, los científicos recomiendan evitar que los residuos lleguen al medio marino como uno de los modos más eficaces de afrontar este problema. Los países considerarán la mejora de la eficacia en la gestión de los residuos en tierra y la adopción de medidas para evitar que los operadores marítimos comerciales arrojen la basura al mar.  

De acuerdo con los informes, se ha confirmado que 192 especies, entre las que se encuentra el 45 por ciento de los mamíferos marinos, incluyendo al 58 por ciento de las focas, el 21 por ciento de las aves marinas y todas las tortugas marinas se ven afectadas por el atrapamiento.
Se ha demostrado que la ingestión es aún más peligrosa: el 26 por ciento de todos los mamíferos marinos, el 38 por ciento de las aves marinas y el 86 por ciento de todas las especies de tortugas mueren por ingestión de desechos marinos. Estos animales pueden ahogarse o sufrir hemorragias internas debido a la ingestión de elementos puntiagudos.  Los desechos marinos también pueden tener un impacto en la capacidad de alimentarse debido al reducido volumen del estómago, el cual podría conducir a la inanición.  Además, podrían surgir enfermedades debido a que el sistema inmunológico se encuentra permanentemente dañado.

Boyan Slat, fundador y CEO de The Ocean Cleanup, y que ha recaudado más de 2 millones de dólares, asistirá a la apertura de la COP. Él ha declarado: “En las últimas décadas, la contaminación plástica de los océanos se ha convertido en una gran amenaza para la economía, el medio ambiente y la salud humana. Al igual que las especies migratorias, la contaminación por plásticos no conoce fronteras. Por ello, se necesita con urgencia la colaboración global para la adopción de soluciones tecnológicas y legislativas”.
Según los informes, la concienciación y las campañas de acción relativas a los desechos marinos pueden ser herramientas poderosas para motivar al público a formar parte de la solución y apoyar todos los nuevos instrumentos económicos o medidas reglamentarias.

Las campañas dirigidas a señalar el impacto de los desechos marinos en las especies migratorias pueden inducir a un cambio en los comportamientos.

Ballenas

La ballena franca del norte particularmente afectada por el atrapamiento y de la cual sólo quedan 500 animales se encuentra en peligro de extinción. Cuatro especies de ballenas, que también figuran en los apéndices de la CMS y son vulnerables son la ballena jorobada, el rorcual común, la ballena azul y el rorcual de Bryde. En algunas poblaciones, hasta el 65 por ciento de los animales muestran signos de haber quedado atrapados en desechos marinos en el pasado. Se estima que perece una media del 23 por ciento de la población de animales atrapados. En los cachalotes, la ingestión produce el aplastamiento de los intestinos, con la consecuencia de muerte. Las ballenas dentadas suelen ingerir desechos mientras juegan, exploran o se alimentan. Se conocen casos de delfines mulares y cachalotes asfixiados tras ingerir redes de pesca.

Focas

Se considera que el uno por ciento de las focas, incluidas la foca común y la foca gris, quedan atrapadas, con una tasa media de mortalidad de cerca del 50 por ciento. Se ha encontrado plástico en los estómagos del 11 por ciento de las focas del mar del norte.  Las focas grises del Báltico presentaban un alto contenido de PCB, productos industriales o químicos en su organismo, lo cual daña la función inmunitaria y se sospecha que originó la mortandad masiva por un virus en los años ochenta.

Dugongos y manatíes

Una cuarta parte de los dugongos de Australia que resultaron atrapados en redes o maromas murieron como consecuencia de ello. El manatí de África occidental y el manatí del Amazonas también se ven afectados.

Tortugas

La ingestión de plásticos puede bloquear los intestinos de las tortugas provocando su muerte por inanición.  Se calcula que el veinticinco por ciento de las tortugas marinas de las islas Canarias pudo morir como consecuencia de quedar atrapadas. Una cuarta parte de las mismas mostraba una o dos de sus aletas seccionadas.  Un anzuelo de pesca incrustado en la mandíbula produce infección y el consiguiente absceso que puede desembocar en la pérdida de dientes.

Aves marinas

Un estómago lleno de plástico impide a las aves acumular la grasa necesaria para cruzar el mar o el desierto. La proporción de pollos de albatros de Laysan que ingieren plástico es del 97 por ciento. Este hecho aumenta las amenazas para la supervivencia de las aves marinas migratorias.  Los petreles conservan el plástico en sus estómagos durante meses, acumulándose en sus organismos. Se ha demostrado que los PCB se acumulan en aves marinas como la pardela capirotada, lo cual reduce su éxito reproductor.

Muchos interrogantes sobre los desechos marinos están sin resolver. No se conoce la cantidad anual que se incorpora a los océanos, ni su distribución geográfica, ni las fuentes, movimientos y prevalencia en los distintos ecosistemas marinos. No existen datos sobre la fragmentación,  descomposición o acumulación de basura en algunas zonas.

Durante la COP de la CMS, los gobiernos considerarán medidas de conservación coordinadas a escala internacional para reducir el impacto de los desechos marinos en las especies migratorias. La CMS podría asumir un papel de apoyo a los esfuerzos para promover la investigación y mejorar la eficacia en la gestión de los residuos.

 

comments powered by Disqus