Generación de Basura: residuos

13 de Febrero de 2019

Actualmente la relación derrame/aprovechamiento de residuos urbanos es 14 a 60, una cifra totalmente distinta si tenemos en cuenta cual es la media de los países desarrollados donde es de un 40 a 60

Estas cifras dan un concepto mucho más global de ese plus de contaminación por generación de GEI en vertederos (veintiun veces mas contaminantes que el DIÓXIDO DE CARBONO) y poca sensibilidad hacia el medio ambiente. En estos números están mezclados desechos de la población con RICIA o asimilables que tienen como origen la administración pública, empresas privadas y comercios. Pero todavía podríamos quedar peor si esa comparación fuese tan solo referida a desechos domiciliarios; no en cuanto al número que generamos, sino en cómo hacemos su gestión.

El porcentaje de residuos reciclados sobre el total generado, depende del nivel de concienciación de los gobernantes y gobernados y de los medios para favorecer una recogida selectiva y dificultar una recogida en masa. Este último punto es la primera clave del éxito para el logro de una recuperación óptima de residuos aprovechables para el reciclado y mínima de residuo rechazable a vertedero o incineración.

Este es el campo de trabajo futuro desde la escuela hasta la televisión con una didáctica disciplinada dentro de la Ciencia de los Residuos. Una pedagogía autogestionariade eficiente de nuestros propios residuos-recursos, desde que entran en casa hasta que finalizan en una planta de reciclado. El éxito de una gestión integral está en cómo se den los pasos intermedios y esto ya depende principalmente del sistema elegido por cada administración territorial y-o municipio. Esta es la segunda clave, pero aquí nos topamos con los intereses políticos y la turbiedad informativa; de todo lo doméstico e industrial que se separa y recupera para reciclar ¿cuanto se recicla y cuanto se quema como combustible alternativo hoy en cementeras y mañana en incineradoras?.

Estamos ante unas cifras muy superiores a la de la media europea en lo referente a Generación de Basura y actualmente estamos totalmente a la cola de los países desarrollados en materia de reciclado de desechos urbanos.

 

En Gipúzkoa, la Diputación se rige casi al pie de la letra por un plan de gestión (PIGRUG) redactado el año 2.002 con vistas al año 2.016. Las resistencias por parte de la institución foral y ayuntamientos políticamente afines, a ir hacia modelos de gestión integral más acordes con las prespectivas económicas, exigencias medioambientales, directrices comunitarias, conciencia ciudadana y pedagogía de civismo, hace que ese plan sitúe a Gipúzkoa a la cola en cuanto a tendencias dentro del país y de los resultados comparativos reales con otros territorios europeos (corroboro lo dicho por expertos en el tema y conocedores del PIGRUG).

Del PIGRUG, programas del Consorcio de Residuos y gestión del GHK, se deduce años vista y hoy se comprueba el estancamiento en unos valores globales de aprovechamiento/vertido-incineración, próximos al 30/70; muy lejos del 80/20 alcanzados hoy en municipios del mismo territorio.

No se si por fin este año podremos dar la bienvenida a la nueva ley UE de Bio-Residuos; aunque no fuese así, el logro del 20-20-20 exige una nueva ley nacional de armonización o en su defecto un decreto extensivo para pasarlo a 20-20-20-20 completado por el objetivo de alcanzar para 2.020 en la gestión de residuos urbanos domiciliarios, que la fracción resto o rechazo con destino a incineración o vertedero de inertes también quede reducida a 20%. Un decreto o “decretazo” ya que el medio ambiente no es de ningún partido político obcecado en su conveniencia y-o comodidad; es de todos y aunque tan solo sea por solidaridad sobre todo por lo mal que lo estamos dejando a los que vienen, hay que aceptar la imposición, aparcando los intereses sectarios.

 

Elena Espinosa, progresivamente de aquí al año 2.020, conseguir reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 20%; lograr que el 20% de la autosuficiencia energética de cada territorio sea de origen renovable (eólica, maremotriz, hidráulica, geotérmica, solar); alcanzar reducir a un 20% la fracción resto o rechazo de los residuos urbanos domiciliarios que hoy se destinan a vertedero o incineración.... es posible y loable, siempre que los intereses políticos dejen de enturbiar y amargarnos la vida a la ciudadanos sensibilizados con estos temas.

En países como Australia, Nueva Zelanda, Austria y paises nórdicos, subvencionan el consumo de pañales  eenee compostables  y aceptados en el cubo o bolsa de recogida municipal de materia orgánica con destino a la planta compostadora. Concretamente la Asociación de Gestión de Residuos Australiana  Compost Australia  en septiembre de 2.009 a través de su Comité, homologaba las pruebas y lo declaraba  totalmente compostable , destacando su presidente Pet Wadewitz como un avance hacia productos y servicios mas sostenibles.

En 2.008 se homologaron las pruebas que la empresa de compostaje aerobio Soil First Pty y Ltd. realizó por encargo del fabricante de pañales Kuver Desings Pty y Ltd. Personalmente lo reafirmo, pues mi nieto Luken me da la oportunidad de corroborarlas enterrando estos pañales en el compost o bajo tierra... en menos de un mes no queda ni rastro.

El que Gipúzkoa tenga un balance de autosuficiencia energética muy bajo, no justifica una macroincineradora para producir electricidad; esta no es una energía renovable y el objetivo es el 12% de renovable para 2.012 y el 20% para 2.020. La incineración con valorización energética  invita  a depositar en el horno materiales reciclables pero a su vez buenos combustibles como plásticos y neumáticos.... es lo que viene ocurriendo.

La incineración masiva como se pretende en Gipúzkoa, la hace incompatible con la valorización material a través del reciclado que es lo que marca la directriz europea y el sentido común. El balance energético neto de la incineración comparativo con el reciclado de los mismos materiales es negativo y la rentabilidad económica, sólo para la empresa que mueve grandes cantidades de residuos desde todos los rincones del territorio  con lo que de contaminación motorizada supone  a un solo punto y para la empresa gestora que facturará miles de megavatios de electricidad de rentabilidad negativa pero subvencionada con el dinero de todos.

En los fríos países centroeuropeos y nórdicos, se incinera incluso con plantas en el centro de la ciudad como en Viena, pero son plantas de calefacción centralizada con circuito de agua caliente hasta las casas, que reducen mucho la contaminación relativa a que en cada domicilio funcionase una estufa o calefactor de carbón y leña, sin filtro de emisiones de CO2.

 

comments powered by Disqus