La extracción de resina de bursera para copal exige impulsar la protección y conservación del recurso

27 de Diciembre de 2018

El reto ahora mismo es impulsar el desarrollo sostenible de las regiones copaleras de México lo que plantea estudios sobre las poblaciones de estas especies, emprender programas de reforestación, delimitar áreas restringidas de extracción escalonada, regular la utilización de los árboles de propiedad comunitaria y auspiciar que copaleros experimentados capaciten a los inexpertos.

La siembra y recolección de la resina de burseras aromáticas reúne importancia social, económica, religiosa y cultural para muchas comunidades marginadas, pues mejora la economía familiar, se usa en los baños de temazcal que han recobrado auge y siguen siendo utilizadas en ceremonias religiosas de distintos credos.

La extracción de resina de bursera para copal exige impulsar la protección  y conservación del recurso

Las burseras o copal crecen en regiones cálidas y secas, como el Alto Balsas de Guerrero y la Mixteca poblana y oaxaqueña, donde familias enteras de copaleros migran a las montañas en épocas de cosecha para seleccionar los árboles aptos de los que recolectan el preciado recurso.

Estos árboles son propiedad comunitaria que debe ser preservada. Los copaleros cuidan no sobreexplotarlos ni lastimarlos con demasiadas incisiones. Tras la extracción les dan dos y hasta tres años descanso para evitar que se debiliten e incluso mueran, explicó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

La técnica de extracción incluye incisión con una quixala y golpes sobre la zona con un trozo de madera labrada para que fluya la resina sobre una hoja de encino que sirve de canal para dirigir el líquido hacia una penca de maguey suspendida bajo el tronco.

Cuando la resina se solidifica al cabo de unas horas, se golpea nuevamente para continuar el acopio. Los mejores árboles aportan barras de 250 a 500 grs de copal. Se han encontrado burseras de diversas especies que evidencian más de 40 calas, lo que revela que han sido explotados cerca de 80 años.

La Semarnat sostuvo que aunque el copal es muy apreciado no resuelve las economías locales y los bosques donde crece este árbol han desaparecido por el crecimiento de las poblaciones, la sobreexplotación a manos de quienes desconocen la importancia de la sostenibilidad y “desangran” a los árboles y el ataque de las plagas.

 

comments powered by Disqus