No sólo son los popotes: estas firmas también están desarrollando empaques sustentables

20 de Noviembre de 2018

Empresas como Bimbo, Tetra Pak, Coca-Cola Femsa y Heineken desarrollan empaques hechos de materias primas recicladas e incluso bioplásticos.

Sheila Sánchez Fermín

 

Las grandes compañías son cada vez más conscientes de las exigencias de los consumidores, que buscan que gran parte de las acciones de la compañía sean sustentables o al menos que tengan un impacto ambiental mucho menor.

Por ello, empresas del sector de alimentos y bebidas como Bimbo, Tetra Pak, Heineken, Grupo Modelo, Arca Continental y Coca-Cola Femsa han buscando la contaminación a través de diversos planes de sustentabilidad, como lograr que toda su energía venga de fuentes renovables para los próximos 10 años.

Ahora, una de las tendencias que cada vez reclaman más los consumidores al momento de comprar un producto es que el empaque sea ‘verde’.

“Sin duda, para la mayoría de los consumidores y las empresas, la sostenibilidad ha evolucionado de ser una palabra de moda o una tendencia pasajera hasta convertirse en una oportunidad comercial necesaria. Y en nuestra era digital y en las redes sociales, la transparencia y la autenticidad son claves. Los reclamos de sostenibilidad en el empaque también deben reflejar cómo opera una empresa por dentro y por fuera”, detalla un reporte reciente de la consultora Nielsen.

En este sentido Tetra Pak, el mayor fabricante de envases de cartón para alimentos y bebidas, está realizando diferentes innovaciones en sus empaques, con el fin de hacerlo más amigable con el medio ambiente. “Nuestra ambición a largo plazo es que todos nuestros materiales de empaques sean 100% renovables, 100% reciclables y se ajusten a la economía circular, sin comprometer la seguridad, la calidad o la funcionalidad de los alimentos”, comenta Chris Huntley, vicepresidente de Comunicación Corporativa de Tetrapak.

El 75% de sus empaques ya están hechos de carton reciclado, y ahora busca hacer más delgadas las capas de aluminio o emplear materias primas vegetales, como en el Tetra Rex Bio-Based, un envase hecho 100% con insumos como caña de azúcar.

La embotelladora Coca-Cola Femsa invirtió 16.7 millones de dólares en proyectos ambientales durante 2017, que se han traducido en un ahorro de 24.5% en los costos de residuos y energía, entre otras cosas, de acuerdo con su reporte de sostenibilidad de ese año.

“Para el 2020 buscamos reciclar al menos 90% de los residuos que generamos en cada una de nuestras plantas embotelladoras. Al cierre de 2017, logramos exitosamente la meta en el 90% de ellas. En general, reciclamos 94.4%, lo que representa aproximadamente 144,000 toneladas recicladas, de 152,000 toneladas de residuos generados”, destaca el documento. La compañía también desarrolla empaques para aligerarlos e integrar materiales reciclados.

En el caso de la otra gran embotelladora de Coca-Cola, Arca Continental, desde hace cinco años “aligera” las botellas de PET, el tipo de plástico con el que están fabricadas. “En 2017 logramos ahorrar 2,425 toneladas de resina, equivalentes a 9.8 toneladas de CO2 que no se emitieron a la atmósfera”, dice la compañía.

También ha creado alianzas con proveedores de PET reciclado y Bio PET para poder incorporar un porcentaje de estos materiales en sus envases de plástico.

Bimbo se apunta a la tendencia

Por su parte, Grupo Bimbo utilizó durante 2017 un 63.60% de materias renovables para sus empaques, como charolas de plástico biodegradable, papel reciclado en cajas corrugadas y cartón plegable.

“Hemos mejorado nuestro desempeño de producto, reduciendo los residuos y desarrollando mejores empaques, permitiendo que estos sean valorizados. El 92% de los residuos totales del proceso de manufactura se reutiliza o recicla”, detalla su informe de sustentabilidad anual.

Las cerveceras también

También los grupos cerveceros, como Grupo Modelo AB InBev y Heineken CM, buscan alargar la vida de sus empaques, además de fabricarlos con menor peso, dimensiones y volúmenes de materiales.

En el caso de Grupo Modelo, la compañía promociona el uso de materiales provenientes de recursos renovables, así como la reutilización y reciclaje de los no renovables. “Durante el 2017, 1.01 millones de toneladas de residuos no peligrosos fueron valorizados mediante su uso como alimento para animales, mejoradores de suelos y fuentes de energía, o bien fueron integrados a la cadena de suministro a través de la venta a los proveedores de materiales, envase y embalaje”, detalla el reporte anual de la compañía.

En el caso de Heineken CM, esta cervecera elaboró un vaso hecho de bioplástico para el festival de música Vive Latino de este año.

“Lo que normalmente es un residuo del proceso de elaboración de la cerveza, se convirtió en material para elaborar los vasos de uno de los festivales de música con mayor tradición en Latinoamérica. En Heineken desarrollamos un bioplástico hecho con 25% de fibra de cebada para fabricar 200,000 vasos, lo que representó dejar de utilizar 10,000 kilogramos de plástico”, destaca la empresa en su informe de sustentabilidad, en el que presume que el 99% de sus desperdicios son reciclados.

fuente: www.expansión.com

comments powered by Disqus